Filtros multimedia 

Los filtros multimedia o también llamados de lecho profundo, se usan para la eliminación  sólidos suspendidos en el agua, generalmente son recomendados cuando se busca reducir sedimentos en tamaño de 20 hasta 5 micras.

Se entiende por filtración al proceso de eliminación de materia suspendida en el agua mediante su paso a través de un material poroso que está contenido en un filtro.

La materia en suspensión (sólidos suspendidos) está compuesta principalmente por partículas o gránulos de tierra, arena, pero también incluye organismos vivientes como algas y algunas bacterias.

Los filtros multimedia pueden llevan de 2 a 4 capas de medios filtrantes de diferentes densidades y granulometrías.

Acomodadas unas sobre otras, van deteniendo las partículas de mayor tamaño en los estratos superiores y las de menor tamaño en los inferiores (flujo descendente). Este proceso permite un filtrado más fino y eficiente.

Estas capas de material tienen diferente densidad, de tal forma que al realizar el mantenimiento las capas se acomodan siempre de fragmentos mayores en la parte superior y las de menor tamaño en la parte inferior. Todo va soportado por una capa de grava, proporcionando de esta forma una gran capacidad de retención de sólidos suspendidos.

Para saber el tamaño, las dimensiones o el volumen del filtro multimedia, es necesario conocer el flujo, caudal o gasto de agua que se necesita filtrar, es decir saber el flujo de agua a obtener y además, el tipo de válvula o cabezal deseado del filtro.

La válvula puede ser manual o automática, mecánica o digital y esto es muy importante porque precisamente de eso depende que los retrolavados del filtro se harán automáticamente o que se realicen manualmente.

El retrolavado de un filtro multimedia no es otra cosa que invertir el flujo en el tanque de filtración para desechar o eliminar todas las partículas que han sido retenidos en el proceso. Por medio del retrolavado se limpia el medio filtrante. Por lo general, ese flujo de agua se desecha a través del drenaje, en no más de 30 minutos.

Medios filtrantes 

Los filtros multimedia se caracterizan por tener diferentes medios filtrantes que les permitan cumplir con su función, los cuales son: antracita, arena, garnet, y grava.

La antracita, es uno de los medios filtrantes más empleados y se utiliza en filtros multimedia debido a su densidad relativa media (1.6 g/cm3). Esto permite que permanezca sobre medios más pesados tales como arena o granate proporcionando una excelente capa de prefiltración.

Granate ó Garnet, es un medio filtrante granular de alta densidad y dureza. Se utiliza como la capa de filtración más fina en filtros multimedia. Con su alto peso específico (4.2) forma la capa más baja de granos finos y su tamaño efectivo de 0.35 mm permite filtrar partículas en un rango de 10 a 20 micrones.

Grava o arena, Los granos de arena forman una capa que retiene la suciedad presente en el agua. Cuanto más finos sean los granos, más pequeñas serán las partículas retenidas. La arena o grava de cuarzo no modifica las características físico-químicas del agua.

Usos:

  • Soporte de lechos de resina
  • Filtración en profundidad para reducción de turbiedad en el agua (reducción de sólidos en suspensión).

 

Recientemente se está usando como único medio filtrante  zeolitas naturales como único medio que cumple con el proceso de filtración.

La zeolita natural es un mineral con  propiedades  únicas. Su estabilidad  y  micro porosidad  la  hacen  el  medio  de  filtración  perfecto para prácticamente cualquier aplicación en la industria de la purificación de agua y tratamiento de aguas residuales. Está demostrado su mejor desempeño como medio filtrante en comparación con la arena y  la antracita, y la combinación de ellas.

Al  utilizar  la  zeolita   se  elimina  la  necesidad  de  utilizar  dos  o  más  medios filtrantes, ya que cubre las especificaciones de darle profundidad a la cama de filtrado, y de retener partículas de hasta 5 micras.

Adicionando adecuadamente las zeolitas naturales en los sistemas de filtración se puede alcanzar niveles de purificación de aguas bastante notables y lograr no solo la remosión de fosfatos, sulfatos y cloruros; sino también metales pesados como el plomo, arsénico, níquel, cobre, etc.

Los sedimentos pueden ser fácilmente lavados; se pueden obtener sedimentos que contengan 2 – 7 % de sólidos que cuando se usan otros medios filtrantes; esto quiere decir que la capacidad de remoción de las zeolitas es mayor que la de otros medios filtrantes.

Además la zeolita es un medio filtrante más durable (más de 5 años), y su mantenimiento solo requiere de un simple retrolavado periódico para mantener su eficiencia y su desempeño.

Turbidex es un medio filtrante compuesto de silicato de aluminio (zeolita) con un área superficial sumamente alta que produce filtración de sólidos a un nivel excepcional. Su características de macroporos otorga una filtración debajo de 5 micras. El área superficial es muy irregular y la porosidad extensiva de Turbidex lo convierte en el medio filtrante optimo para el proceso de remoción de sedimentos.

Los filtros de arena pueden llegar a una filtración de 25 micras, los filtros multimedia hasta 15 micras. Turbidex tiene la capacidad de llegar a una calidad de filtración menor a 5 micras y además los filtros de Turbidex pueden retener tres veces a la cantidad de sólidos por cada ciclo de retrolavado que los filtros de arena.

Cotiza tu planta de agua de mesa hoy mismo, e inicia tu negocio. Comunícate con nosotros 

 

 

Abrir chat